CONSULTOR FINANCIERO EN RED

FÉLIX MIRANDA QUESADA
CONSULTOR
Aquí Su Formación En Negocios OnLine

domingo, 31 de mayo de 2009

CUENTAS INCOBRABLES




CUENTAS INCOBRABLES



Lic. Félix Miranda Quesada
Contador Público Autorizado

Toda persona, ligeramente familiarizada con la contabilidad y con un ‘Balance General de Situación’ sabe que, una de las secciones que más llama la atención de los lectores de este tipo de documentos contables, lo es la sección (o grupo) de Activos. Lo anterior, por cuanto, entre mayor sea este grupo y, entre más supere en valor, al grupo de Pasivos, ‘mejor’ será la situación financiera de nuestra empresa o de nuestro negocio, ya que, la diferencia entre el Activo y el Pasivo, constituye el capital del negocio, es decir lo que realmente pertenece a los propietarios.

Aunque lo anterior, proveniente de la doctrina y teoría contable es totalmente cierto, los propietarios de los negocios deben estar muy atentos cuando analizan su situación financiera y, más allá de la lectura de sus estados financieros, particularmente del ‘Balance General de Situación’, valorar la parte fáctica de los elementos que integran dicho documento contable.

Veamos. Uno de los principales rubros que aparece en el Grupo del Activo, específicamente en el Activo Corriente, lo constituye el grupo de ‘Cuentas por Cobrar’.

Atendiendo a su origen, las cuentas por cobrar pueden ser clasificadas en:

Cuentas por Cobrar Provenientes de ventas de bienes o servicios, y


Cuentas por Cobrar No provenientes de venta de bienes o servicios.

En este artículo nos referiremos al primer grupo ‘Cuentas por Cobrar proveniente de ventas de bienes y servicios. Constituyen este rubro aquellas deudas que tienen con la empresa clientes que le han comprado al crédito, a un plazo determinado.

Un análisis sencillo nos permitiría entender que, de no haber vendido dichos bienes al crédito, todavía dispondríamos de ellos como activo, pudiéndose vender en cualquier momento a precio de contado, aunque fuera al costo. En el caso de los servicios, de no haber brindado éstos a crédito, podríamos haber utilizado el tiempo en la realización de algún tipo de actividades productivas y de pago inmediato.

Sin embargo, en la práctica comercial no es de esa manera. En el mundo de los negocios es práctica aceptada la venta de bienes y servicios al crédito, mediante algún tipo de garantía, que de un grado razonable de seguridad al vendedor de que podrá cobrar esas ventas.No obstante, también la práctica ha demostrado que pese a todos los esfuerzos realizados por las empresas para cobrar sus ‘Cuentas por Cobrar’, siempre existirá un porcentaje que no podrá ser cobrado, trayendo como consecuencia, lo que se denomina:

CUENTAS INCOBRABLES

En términos contables y financieros, dichas cuentas incobrables, deberán ser tratadas como un:

GASTO

Lo anterior tiene un:

DOBLE EFECTO

Disminuye el valor del Activo, con la consecuente disminución del capital o patrimonio.

Aumenta los Gastos, representado en el ‘Gasto por Cuentas Incobrables’, con la consecuente disminución de la Utilidad.

En Conclusión, la existencia de las denominadas ‘Cuentas Incobrables’

Disminuye el valor del Activo (en este caso, las Cuentas por Cobrar) y consecuentemente el valor del Capital

Disminuye la utilidad o ganancia del respectivo período en que estas cuentas se declaran como incobrables, por el aumento del gasto.

En consecuencia, la empresa, en la figura de sus dueños o de sus administradores, debe ser altamente cuidadosa en la administración de sus Cuentas por Cobrar. Cuidado, que debe iniciar con la planificación de sus ventas de bienes o servicios, que son los que en primera instancia originan, como ya se dijo dichas Cuentas por Cobrar.

Pero, además del cuidado que debe tenerse en la gestión de las cuentas por cobrar, debe tenerse el debido cuidado en el tratamiento contable que se debe dar a dichas Cuentas Incobrables, para así reflejar la situación financiera real de la empresa y, no incurrir en algún tipo de responsabilidad administrativa, civil o penal, por inducir a engaño, voluntaria o involuntariamente, a los usuarios de los Estados Financieros, principalmente al gobierno en la figura de las oficinas de recaudación fiscal.

TRATAMIENTO CONTABLE DE LAS CUENTAS INCOBRABLES
Como ha se anotó anteriormente, las cuentas incobrables o difíciles de recuperar deben ser tratadas o consideradas como un gasto. Este gasto de acuerdo con la mayoría de las legislaciones de los diferentes países es deducible, para efectos del pago del impuesto sobre la renta o, impuesto a las utilidades. En cada caso será necesario revisar la respectiva legislación, para conocer las condiciones existentes en cada país, y los porcentajes deducibles permitidos.

La práctica administrativa y contable ha introducido el concepto de las provisiones o estimaciones, para minimizar o paliar en el tiempo, el impacto que los montos dejados de cobrar pudieran tener sobre las finanzas de la empresa. Lo anterior significa que, con la creación de las provisiones, se realiza una previsión, afectando el gasto antes de que éste ocurra y creando una provisión. La provisión no significa, en absoluto, que de manera real se separe algún monto o cantidad de dinero en alguna cuenta para cubrir o “reponer” lo que se deje de cobrar. La provisión representa un concepto o partida ‘virtual’, cuyo efecto se puede explicar, razonando lo siguiente:

“Al incorporar un gasto en un período determinado, se reducirá automáticamente la utilidad contable, impidiendo así disponer de recursos en la distribución de dividendos o en otro tipo de aplicación de recursos”.

De igual manera, la partida virtual denominada ‘estimación para cuentas incobrables’ permitirá presentar el activo por su monto real, al deducirle al total de las cuentas por cobrar el monto de la provisión:





Es importante resaltar que, las Cuentas por Cobrar, reflejadas en el Activo Corriente, son un indicador de que ya se han registrado como ingresos los montos ahí reflejados. Esto es así por el principio de Devengado, y no precisamente porque se haya recibido el efectivo de dichos ingresos. Por otra parte, de acuerdo con diferentes legislaciones, los montos que aparecen en Cuentas por Cobrar, ya han sido afectados por el pago de impuestos, en ocasiones de doble impuesto:


Por un lado, el Impuesto General sobre las Ventas, que se declara y tributa, independientemente de si las ventas han sido al contado o al crédito.

Por otro lado el Impuesto sobre la Renta, en el que, que de igual manera, se ha considerado como ingreso el total de ventas, ya sean éstas al crédito o al contado, se hayan o no cobrado al momento de la declaración respectiva.
Bibliografía:

Miranda Quesada, Félix

Ensayo preparado por el autor con base en los estudios de campo realizados en Contabilidad, Auditoría y Evaluación de Control Interno.
Apuntes de Licenciatura y Maestría.

Véanse los enlaces insertos en el cuerpo del ensayo, tomados de Wikipedia.

9 comentarios:

Anónimo dijo...

Excelente definición, de verdad me ayudo bastante para mi tarea le agradezco mucho su aportación a la comunidad estudiantil y al público en general.

Anónimo dijo...

gracias por el comentario , no recordaba el tratamiento de las incobrables , las necesitaba ahora para un ejercicio de finanzas. Gracias!

Anónimo dijo...

Muchas gracias su información esta muy clara. Me ha servido mucho.

Anónimo dijo...

Muy clara la definicion directa y con la explicacion de las consecuencias que esto puede crear si no se realiza un analisis de esta partida en la contabilidad

Unique PC Repair dijo...

Hola! me podrias explicar quen son los gastos por cuentas incobrables?

Anónimo dijo...

MUY BUENA DEFINICIÓN

Anónimo dijo...

hola. una pregunta cuanto podria ganar una persona para hacer su propia declaracion anual, ya que en la empresa donde trabaja le retienen como dos mil pesos-

cursos energias renovables dijo...

Gracias por el aporte !

Anónimo dijo...

Muy buena información...
Gracias por compartirlas.